“Desde la pre-temporada en Chincha empezamos a formar esta familia rosada”

“Carlitos” Neyra, una de las revelaciones  de la temporada con sus desbordes, conversó un rato en exclusiva para la página oficial del Club y dejó mensajes interesantes para toda la hinchada. Confía en que se dé el ascenso y agradece a la fanaticada por el apoyo durante todo el año. La rosada se queda en su corazón para siempre.

-¿Cómo afrontaste el reto de venir al Sport Boys al inicio del año?

Sí, quería enfrentar el reto de jugar en el Sport Boys ya que es un equipo grande y merece estar en primera división.

-Siempre con esa picardía y peculiar forma de ser, ¿cómo vives el fútbol?

Sí, desde muy chiquitito he vivido el fútbol con esa picardía y con esas ganas de ganar, de querer ser el mejor día a día, dejar todo en la cancha y afrontar cada partido como si fuera una final, solo así se lucha por el sueño que uno tiene para darle lo mejor a la familia y que puedan estar orgullosos de uno.

-¿Qué partidos o momentos te marcaron positivamente esta temporada?

Los momentos que me marcaron más fue desde un inicio la pretemporada en Chincha, a partir de ahí empezamos a formar la gran familia rosada que somos. Luego, la noche rosada 2017, después cada partido fue importante para llegar a estas instancias.

-Tu primer gol en el club y el último del año ¿Cómo lo viviste?

Con mucha felicidad. Partidos anteriores ya venía intentándolo, tenía para marcar pero no se dio. Más que cualquier cosa quería que marquen mis compañeros siempre asistiendo con centros o pases de gol, sí marcaba yo bienvenido sea, pero el objetivo es que el equipo gane para darle la felicidad al pueblo chalaco.

-Un mensaje para todo la FamiliaRosada..

Un saludo a todos los hinchas que estuvieron desde el comienzo, en las buenas y en las malas. Dios mediante lograremos el ascenso. Partido tras partido venimos trabajando arduamente y con honestidad para lograr ese objetivo. Me siento orgulloso de pertenecer a este club ya que me brindan todo su apoyo a cada momento. ¡Vamos Boys!